Drones para ganarse el cielo

“Podemos hacer mucho bien con esta tecnología”: Romeo Durscher, director de Integración con Seguridad Pública de la poderosa firma china DJI, conversó con N+1

A estas alturas, no cabe duda que DJI tiene al mercado de drones de uso civil en su bolsillo. En menos de una década, se ha apoderado de la mayor parte de la torta (70%), facturando 2.7 mil millones de dólares el 2017, dejando muy atrás a competidores como la china Yuneec o la francesa Parrot. Y esto se debe, entre otras razones importantes, a nunca dejar de explorar nuevos umbrales de aplicación. DJI destina un equipo entero a la investigación y desarrollo creando productos a velocidad difícil de igualar para la competencia y que son útiles en campos diversos: grabación de video, fotografía aérea, conservación y control de lugares poco accesibles, búsquedas y rescates, entre otros.

Precisamente es en los últimos puntos en los que se ha ido especializando la firma, y de ello conversamos con Romeo Durscher, ex Director de Educación de DJI y hoy Director de Integración con Seguridad Pública, quien dio una conferencia en el Mobile World Congress 2018 sobre su trabajo y avances en el sector.

N+1: ¿Cuál es su labor en DJI?

En DJI hacemos drones. Empezamos en el campo de los hobbies, del arte, pero luego empezamos a explorar en el campo de la seguridad pública. Hoy me enfoco en cómo aplicar el uso de drones en incendios o rescates. Lo que conocemos, lo usamos y creamos soluciones. Es un campo bastante emocionante.

N+1: ¿Qué está ocurriendo a nivel de seguridad pública en DJI?

La seguridad pública tiene un interés grandísimo en la tecnología. Te doy un buen ejemplo de lo que digo: tenemos cerca de 21.000 cuerpos de bomberos en los EEUU y solo un pequeño porcentaje tiene acceso a helicópteros o helipuertos fijos, por lo que la mayoría de ellos no tiene acceso aéreo. Allí es donde la tecnología de drones entra a tallar. Hemos empezado a crear soluciones para cuerpos de bomberos de búsqueda y rescate, a la par de negociaciones en lo que se refiere a regulaciones legales para pruebas. Con todo, ya hemos obtenido grandes beneficios: hemos salvado más de 150 vidas al momento solo usando drones en el mundo (solo contando los casos en los que el dron fue la pieza clave para lograr el rescate de esa vida).

Estamos viendo el éxito de los drones por un lado, y estamos también corroborando que los drones son útiles para mitigar el riesgo para la gente de a pie. Por ejemplo: podemos enviar un dron a áreas difíciles de alcanzar por la gente.

Una herramienta para la seguridad de las personas
N+1: ¿En qué tipo de desastres o problemas está usando DJI sus drones para ayudar a la gente?

Al igual que en Sudamérica, en EEUU tenemos bastantes incendios forestales. Apenas el mes pasado tuvimos un incendio grande en Northern California donde nos desplegamos con otros 5 cuerpos usando los drones para una variedad de tests: visualización para ver lo que estaba ocurriendo, operaciones de búsqueda y rescate, mapeo, imágenes de 360º para que la gente pueda ver cómo lucían sus barrios porque no podían ir a casa por semanas. Es extremadamente útil hacer aquello porque un dron provee de un vuelo seguro y es fácilmente desplegable, al tiempo que provee mucha información.

N+1: ¿Y cómo ayudarían los drones en tiempos en los que no hay desastres?

En la vida diaria también pueden producirse incendios en hogares o estructuras donde los drones pueden obtener más información. Hemos visto también departamentos policiales hacer mapeos de escenas de accidentes y ver las calles de una forma mejor y más rápida que en los métodos tradicionales. Hay tantas oportunidades para usar estas tecnologías y al mismo tiempo, estamos en una etapa bastante temprana en la que queda mucho por descubrir.

N+1: Sabemos que los drones de DJI han tenido buena acogida en los EEUU y Europa, ¿qué tanta penetración tienen en América Latina?

Hemos visto muchas adopciones en América Latina. Si ves ciertos campos en la industrias en América del Sur tiene mucho sentido, porque ustedes tienen agricultura, también padecen de desastres naturales, tienen proyectos que inspeccionar, construcción. Aplica en una forma muy similar: se ha visto en México, Colombia, Chile. En este último, por ejemplo, la ONG DroneSAR Chile hace un trabajo fantástico en el campo de ayuda humanitaria. Es bastante bueno. Lo que hemos aprendido es que podemos aplicar inmediatamente la tecnología de drones en América Latina.

Labor con desafíos en educación
N+1: ¿Cuáles son los principales desafíos de introducir estas nuevas tecnologías en los países, especialmente los latinoamericanos?
Es una gran pregunta y hay muchos retos. Tenemos principalmente el de la regulación a nivel de legislación. Pero también está el de la educación: conocer qué podemos hacer con la tecnología, y qué estamos haciendo. No tienen que temer a esta tecnología. Podemos hacer mucho bien a través de ella. Y además, aprender sobre qué tipo de información es útil. Si eres un ingeniero agrícola o un campesino, necesitarás un tipo de información distinta a la de un trabajador de construcción civil. Necesitamos aprender de una mejor forma cuáles son las necesidades principales de nuestro trabajo, aprender cómo recolectar esta información para que uno pueda tomar mejores decisiones en mi campo laboral. Tenemos entonces muchos desafíos, aunque pese a ellos vemos un índice increíble de adopción de la tecnología y sus beneficios que inmediatamente ayudan en seguridad pública, inspecciones y otros campos.

N+1: ¿Qué desafíos legales encontró DJI?

Respecto a ello, muchos países han esperado a ver qué es lo que hace Estados Unidos o Europa en cuanto a legislación y para luego seguir su ejemplo y ha habido mucha espera en ese aspecto. Algunos países han dicho no a los drones; y aquellos se dieron cuenta que no se puede hacer tal cosa, porque se están perdiendo oportunidades. Lo importante es saber que es necesario un buen marco legal capaz de dar lugar a la innovación de un país. En México por ejemplo, hay muchas compañías que ofrecen soluciones tanto en software como en hardware que pueden ser parte del ecosistema dron. Si México no tiene una buena legislación no permitiría el uso de nuevas tecnologías, por lo que tiene que haber una forma muy inteligente de usar estos marcos. Estamos haciendo esto en EEUU; efectivamente estamos en etapas muy tempranas pero las cosas se ven muy prometedoras.

«Hemos visto a maestros que llevan los drones a las clases, así que aconsejo a educadores a usar estas tecnologías porque además los niños las aman. Cualquier cosa que vuela, los niños la adoran.»
N+1: El tema del que más se habla en el Mobile World Congress es el 5G…¿cómo DJI se está preparando para la llegada de esta tecnología, o cómo la explotará?

Hay muchas opciones en las que el ecosistema dron estará integrado de mejor forma con las telecomunicaciones. Un beneficio inmediato: poder transmitir en vivo de cualquier parte del mundo lo que filma un dron. Permitiría hacer inspecciones desde México o Perú indistintamente. No necesariamente tendrías que estar en la locación. O, durante una operación de rescate, podrías mirar lo que registra el drone en pantallas gigantes que hoy pueden no estar disponibles en este campo. Estas son las cosas que trae la conectividad. Ahora, en el caso de un desastre, puedes no tener acceso a la telecomunicación, por lo que es necesario encontrar un balance; hay incluso muchos lugares en EEUU que no tienen una señal de móvil fuerte, lo que puede generar problemas. Es importante trabajar de forma coordinada tanto aviones no tripulados como naves con pilotos. No hay una sola solución para todo.

Los drones en la vida diaria
N+1: ¿Cómo las personas pueden encontrar soluciones para la vida diaria en los drones?

En muchos casos. En la educación o la academia, los estudiantes pueden usar pequeños drones en clase simplemente para adecuarse al concepto. Al crecer, los drones pueden ser usados para la investigación. Para empezar con la academia, se puede aprender sobre la física del vuelo, aprender arte o crearlo, hacer videos, imágenes desde ángulos nuevos o proyectos de mapeo. Hemos visto a maestros que llevan los drones a las clases, así que aconsejo a educadores a usar estas tecnologías porque además los niños las aman. Cualquier cosa que vuela, los niños la adoran.

N+1: Pasemos a los mayores...

Si es que no estás en la escuela, o eres un desarrollador de apps o innovador: mira en cómo puedes involucrarte en la tecnología de drones. Hemos vistos maravillosas aplicaciones que hacen funcionar las plataformas de DJI, por ejemplo. O si tienes tu propia compañía y quieres hacer una inspección de tejados, usa drones, juega con ellos, explora qué funciona. Hay muchas oportunidades para individuos: sólo requiere pasión, interés y una mente creativa. Yo animo a las personas que le den una chance y aprendan sobre drones. Lo más importante: vayan con cuidado.

N+1: ¿Cuál es su dron favorito?

Mi dron favorito es el Inspire 1. Al haberse lanzado el 2014 fue muy adelantado a su tiempo. Lo usé mucho en el proyecto del ABC Good Morning America en la cueva más grande del mundo Son Doong en Vietnam. El Inspire 1 ha sido un caballo de batalla tremendo.

N+1: Complete la frase. El futuro...

Es extremadamente divertido.

Daniel Meza

Esta entrevista ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma: www.nmas1.or

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Nuestros clientes

Contacto

BlaNZ Marketing y Comunicación, S.L.
Rambla Catalunya 120 4º 4ª
08008 - Barcelona - España
Teléfono: +34 93 528 57 89
Email: informacion@blanz.es

Facebook

Twitter

Instagram

Back to Top